“La maldita foto”: Joven murió tras caer por un barranco mientras intentaba sacarse una selfie con su novia

  • Andrea Mazzetto, de 30 años, murió al caer 200 metros por un barranco cuando intentó recuperar su celular, luego de sacarse una selfie con su novia en Italia.
  • El hecho ocurrió el sábado cuando el joven se sacó la foto con su pareja Sara Bragante mientras escalaban Altar Knotto, una roca en su ciudad natal llamada Rotzo, por su parecido con un altar.
Un joven se cayó por un barranco al intentar recuperar su celular, luego de sacarse una selfie en Italia || Cortesía

Pese a que los informes iniciales sostenían que estaba tratando de recuperar el teléfono de su novia, la Policía indicó más tarde, a los medios locales, que fue el propio celular del joven el que cayó por el barranco.

Los equipos de rescate lograron llegar hasta el lugar con un helicóptero, pero el joven murió en el momento.

Previo a la tragedia, Mazzetto había subido fotos sobre sus paseos y caminatas con su novia a su Instagram, que cuenta con casi 2500 seguidores.

La última selfie antes el accidente: “Nuestra maldita última foto juntos”

La novia compartió en sus redes sociales la selfie tomada momentos antes del accidente. “Nuestra maldita última foto juntos”, escribió donde se lo ve juntos en la cima del Altar Knotto. La joven acompañó el posteo con una tierna frase dedicada a su pareja: “Siempre estarás conmigo, mi osito”.

El joven, contratista de la construcción, será enterrado el miércoles 24, según los medios locales.

Selfie mortal: otros casos similares

No es la primera vez que por intentar sacarse una selfie suceden accidentes que terminan con la muerte de una persona.

Fue el caso de Zoe Snoeks, de 33 años, que murió luego caerse de 30 metros por un precipicio en Bélgica cuando intentaba hacerse una selfie mientras viajaba.

El esposo, Joeri Janssen, contó al medio Newsflash que desde el inicio de la pandemia ambos se dedicaron a conducir por toda Europa en su camioneta y retratar fotos de los lugares turísticos. Sin embargo, fue, justamente, en ese contexto de vacaciones donde la mujer terminó hallando una muerte trágica.

Otro caso similar fue el del estudiante británico llamado Jack Fenton. El joven, de 22 años, se estaba acercando a un helicóptero en Atenas del que acababa de bajar, cuando fue golpeado en la cabeza por las aspas, mientras le gritaban para que volviera a su lugar. Fenton regresaba en la aeronave junto a tres amigos de un breve viaje a la ciudad cercana de Mykonos.

Compartí esta noticia

Deja un comentario